image

Ayer mientras paseaba, encontré sobre un contenedor estos libros abandonados a su suerte. Para mí una bendición, además de ser dos de los títulos que no he leído, están impecablemente cuidados. Serán mis próximas lecturas.
Solo quiero recordar que los libros no se tiran, se regalan o se donan a espacios sociales.
Muy buenas tardes y feliz lectura.

Anuncios