Paraíso perdido de miradas,

qué con miedo se buscan.

Se encuentran…

se convierten en una sola alma.

Danza de caricias,

que con leve ritmo acompaña.

Labios perdidos

qué sin palabras hablan.

Húmedos besos

que la noche apaga.

El silencio perdido

entre dos caras.

Caricia de miel

qué se convierten en damas.

Terciopelo en el cuerpo

qué se desnuda y habla.

Al compás de los violines

qué en la oscuridad cabalga.

Alumbrando la noche

solo con sus miradas.

Levitando en susurro

hasta que se alcanza el alba.

                                   Julia Ojidos Núñez  14/01/95

Anuncios