watching sunset-saidaonline

Tengo ese sabor salobre en los labios, la mirada viaja sin esfuerzo sobre la pequeña línea plateada que cruza el mar. Calma y a la vez desasosiego traza en mí, un ligero cosquilleo de tristeza. La calima inunda el ambiente y protege como coraza el deseo de tenerte cerca.
Mi deseo va creciendo…, la necesidad de oler y seguir la línea de tu cuerpo con los dedos me desorienta y ahoga mis suspiros. El sol abrasa mi cuerpo, dibujo en la arena una extraña silueta que recuerda tu tesoro escondido.
Me viene a la memoria; la brisa en nuestros cuerpos, el alma saliendo de ellos sin recuperar el aliento que se desvanece con la marea. Cubiertos de arena gozan de las salpicaduras de pequeñas burbujas que traen las olas. Dos cuerpos sepultados por el deseo, nadando confiados en ese mar encontrado. Con caricias y olor a sirena, donde cada patrón vira su barco por la tempestad hacia la calma.
Ahora solo son recuerdos…, me doy cuenta de que estoy solo sentado en la orilla, percibiendo olores del pasado, virando los recuerdos hasta hacerlos perfectos, imborrables. Allí permanecí varias horas, abrazando el aire. Confiado de que en algún momento aparecerías por la orilla, con tu pelo al viento,  el deseo en tus labios y el amor en tus ojos.

©Julia OJidos Núñez
©Blog: https://juliaojidos.wordpress.com/

Depósito Legal: Safe Creative

Anuncios