GHOSTS2

LA NUEVA APLICACIÓN AZUL DE WHATSAPP

Tengo que salir de aquí, pensaba Lucía mientras golpeaba el aire. No sabía dónde se encontraba, apenas recordaba como había llegado a aquel lugar. El olor a gasolina le recordó que la noche anterior había cogido su coche para ir a una cita. Es lo único que recuerda. Tenía un ligero sabor metálico en el labio, la sangre le brotaba desde la frente, las gotas de sangre resbalaban hasta deslizarse por su cara; parecía estar seca. Se palpa con miedo la cabeza, descubre que tiene una gran brecha y que la herida se está cerrando. Sus dedos exploran temblorosos la incisión y detecta presión intracraneal. Se pone a temblar, tiene una postura extraña e intenta colocarse mejor, pero el reducido espacio y el movimiento de la plataforma le obligan a quedarse como esta. La oscuridad es infinita, intenta escuchar algún ruido del exterior, pero solo logra distinguir el aullido de un lobo y pequeños crujidos metálicos. Lo único que puede averiguar es que es de noche.

A solo tres horas de aquel lugar, el cuerpo de Policía de homicidios y desaparecidos, sigue el rastro de un posible secuestro. Una joven de treinta años, de raza blanca, delgada, ojos negros, había desaparecido. La vieron por última vez con un grupo de amigas. Según las declaraciones de aquellas jóvenes habían quedado por un grupo de WhatsApp con gente desconocida. El lugar del encuentro era un Pub de carretera.
Los analistas están rastreando los móviles de aquellas chicas, todas tenían en común una app que se añadía en el WhatsApp. Aquella aplicación había sido creada por una sociedad de internautas que la policía seguía el rastro. Se hacen llamar “Ghost”; el delincuente obtiene el control del teléfono, es minucioso, no deja rastro en las redes. A este grupo se le atribuyen un montón de delitos como  extorsión, secuestros, robos y otros muchos, pero esta vez han llegado demasiado lejos.

Dos días antes

Sonia le pasa el enlace de una app a Lucía. Está tumbada sobre la cama, hoy disfruta de su día libre. Acepta el link de descarga y mientras se ducha, la aplicación se descarga e instala en su teléfono. Sale del baño desnuda, camina hacía su habitación poniéndose una toalla sobre la cabeza. Hace calor, así, que no seca su cuerpo y se lanza de un salto sobre la cama. Coge de nuevo el móvil, pero sucede algo extraño, comprueba que la aplicación se ha instalado, pero le pide que reinicie el teléfono. Así que vuelve a ponerse en pie y comienza a vestirse. El teléfono emite un leve pitido y reinicia el sistema. En la pantalla principal ya no aparece su foto como fondo de pantalla, se ha cambiado sola. En su lugar aparece la palabra GHOST en rojo con un halo de luz blanca alrededor. No le da importancia, abre la aplicación de mensajería gratuita y por arte de magia está dentro de un grupo de muchas personas, aquel grupo se llamaba Ghost y contaba con cien miembros, hombre y mujeres de una edad aproximada a la suya. Parecían felices, las fotos de perfil definían al individuo. Estaba contenta, se había pasado su día libre hablando por el grupo. Era divertido, se intercambiaban fotos, vídeos y no paraba de reírse. Cuando Lucía se da cuenta, ya despuntaba el alba. Tenía los ojos cansados, así que decidió ir a dormir. Apagó el teléfono y se quedó profundamente dormida.

En comisaría

–  Lucas, tenemos otra desaparecida. – Estaba analizando fluidos corporales; encontrados en la habitación de Lucía. Lucas se levanta las gafas de protección, deja el cuentagotas en la mesa, se quita los guantes. Habla con dos de sus compañeros de laboratorio y sale de la sala de pruebas.
En el pasillo le esperan dos agentes con una carpeta en la mano. Lucas les acompaña hasta la sala número uno. Observa con atención el grupo de trabajo; aquellas personas se mueven incesantemente por la sala, aportando información sobre las desapariciones. Han abierto un equipo de colaboración con otros grupos de Seguridad Nacional. Según la experiencia en homicidios y desparecidos, Lucas sabe con certeza que se trata de una operación delicada y que habrá más secuestros. Tienen que ser minuciosos en encontrar pruebas. Desde la denuncia del caso de Lucía, en horas posteriores se han encontrado indicios de que dos mujeres más, han desaparecido de la misma manera.
Continuará…

©Julia OJidos Núñez
©Blog: https://juliaojidos.wordpress.com/
Depósito Legal: Safe Creative

Anuncios