Dark_Anonymous-wallpaper-10663447

– ¿Qué tenemos? –pregunta Lucas con cara inexpresiva.
– Han denunciado dos desapariciones en las cinco últimas horas. Estas son las fotos de las jóvenes desaparecidas. – Lucas coge las fotos y las observa con atención. Su compañero sigue hablando, pero él ha desaparecido de la sala, está abstraído, busca algún tipo de señal; algún indicio que le haga descifrar las miradas de aquellas estatuas en color.
Después de varios minutos de autismo, se mesa el pelo con la mano y deja las fotografías sobre la mesa. Sin mediar palabra se levanta y comienza a mirar con detenimiento el panel que ocupa la pared. En una zona aparece el mapa de la ciudad, está comprobando las distancias que separa una desaparición de otra. Clava tres chinchetas sobre el punto exacto. Con un rotulador de color rojo, dibuja un círculo a su alrededor.

En ese momento uno de sus compañeros se aproxima, le entrega documentación que le puede ser útil; son más pruebas de la casa de Lucía. Se acomoda en una zona tranquila de la sala y esparce sobre la mesa las pruebas obtenidas de la vivienda. -¿a ver que tenemos aquí? – abre la carpeta y coloca varias fotografías que Lucía guardaba en un cajón. Son bastantes comprometidas, la joven posa de forma obscena sobre la cama. Las fotografías parecen haber sido tomadas por ella misma, aunque no se descarta que fueran tomadas por otra persona. En el registro de la vivienda no se encontró ninguna cámara de fotos o vídeo, así, que sospecha que fueron realizadas con el móvil;  no lo han encontrado. Una de las fotos es curiosa, está tumbada boca abajo, vestida con lencería de encaje color negro. Por lo que se ve a través del espejo de su armario la joven tiene varios tatuajes en los glúteos y uno en el tobillo. Necesitará ampliar la fotografía para poder apreciar los símbolos y el dibujo en sí. Alrededor del cuello tiene una gruesa cadena que la mantiene sujeta. –Le gusta el rollo sado. – piensa Lucas mientras mantiene la mirada en la fotografía.
Escruta por toda la sala e intenta localizar a Martín, cuando logra localizar a su compañero le hace un gesto para que se acerque.
– Estuviste inspeccionando la vivienda, ¿verdad? – le miró a los ojos.
– Si, así es, que necesitas saber, dispara. – Le miraba con admiración. Martín no sabía como lo hacía, pero confiaba en la aguda intuición de su compañero. Sabía que estaba dibujando el perfil del secuestrador, algo verdaderamente asombroso, a pesar de las pocas pruebas encontradas.
– En el registro, encontraste algún portátil. – le miró con expresión laxa.
– No, en la casa no había portátil, pero averiguamos que tenía conexión a internet y además compró un portátil a la empresa que le suministra la fibra.
– Bueno, con eso por ahora me basta. Quiero que comprobéis las facturas. Los registros del número de teléfono fijo y móvil. También quiero que localicéis si dispone de un espacio virtual en la nube. Quiero toda la documentación sobre ella. ¿Está claro?
– Sí. Tengo que darte los resultados de las sustancias que encontramos en los desagües del baño. Además, en la pared donde está el cabecero de la cama encontramos restos de hueso humano y más restos orgánicos.

Cinco horas antes

Patricia sube las escaleras de su dúplex, está bastante contenta, ha obtenido buenos resultados en su carrera matinal. Está bastante cansada, no pierde más tiempo y se mete bajo la cascada de agua templada. Se ducha apoyando ambas manos en la pared, mientras el chorro de agua se dispersa por su espalda, permanece varios minutos allí. Se ha llevado el móvil al baño, está sobre el mueble del lavado, ha conectado la radio y la música se oye por toda la casa. Le llama la atención una noticia. El periodista da la noticia con pocas esperanzas. Una mujer ha desaparecido en la zona de Pub de carretera. Patricia apaga el grifo para escuchar mejor, sale de la ducha.
– No se han encontrado muchas pruebas que determinen si ha desaparecido por voluntad propia o ha sido un secuestro. La Policía está barajando varias posibilidades. En cuanto tengamos más datos sobre la desaparición les mantendremos informados.

Patricia baja al salón y enciende el televisor. Cambia los canales, busca información sobre la desaparecida. En uno de los nuevos canales están dando noticias, se sienta en el sillón. Mientras espera que emitan la noticia que le interesa, comprueba los mensajes en el móvil. Tiene un montón de mensajes en el WhatsApp, todos proceden del grupo abierto “Ghost”, pasa con el dedo la pantalla para leer los mensajes. El grupo está hablando de la noticia. Son más de cien personas, Patricia no da abasto para leerlos todos. Le llama la atención la foto de perfil de una de las participantes del grupo, aparece un hombre de aspecto enjuto y con la capucha puesta, casi no se le ve el rostro.
– ¡Por Dios! – es el teléfono de Lucía. – Le tiemblan las manos, levanta la vista y ve que están dando la noticia.
El nombre de la joven desaparecida es Lucia Campiño. La vieron por última vez anoche en el Pub Nube.

No quería oír más, subió de nuevo las escaleras y se vistió. Se sentó en la cama. En ese momento recibió un mensaje en WhatsApp, era un mensaje fuera del grupo, procedía del número de Lucía.
– Está noche a las 12:00h, esquina Cafetería Riax. Te espero, no faltes 😉

Olivia ha logrado escaparse del hombre encapuchado que le ha seguido hasta el portal. Se ha escapado por la puerta trasera del patio de luces, lleva consigo su mochila de deporte. Sigue mareada e intenta recordar su clase de hoy, pero apenas le llegan resquicios de imágenes que se vierten poco a poco en su cabeza. Logra saltar la valla que separa su edificio de una zona de aparcamiento. Mira nerviosa a ambos lados y decide ir a comisaria.
La noche es fría, nota como sale vaho caliente de su boca. Se toca a menudo la venda que le cubre los oídos. Está asustada, mira hacia atrás para comprobar que aquel individuo no la sigue.
Cruzó la avenida, antes de hacerlo miró a ambos lados. Algunos coches pasaban a gran velocidad. Se cercioró de que le daba tiempo a cruzar y apresuró su marcha.

Continuará…

©Julia OJidos Núñez
©Blog: https://juliaojidos.wordpress.com/
Depósito Legal: Safe Creative

Anuncios