ancianos_beso

He perdido la noción del tiempo. Noto en mi piel el delicado roce de tus labios. Paso mi mano por aquellos lugares que recuerdo y con el simple roce de las yemas de mis dedos, veo como se eleva el bello de los brazos y un escalofrió recorre libremente mi espalda. Siempre ocurre al anochecer, cuando poso mi frágil cuerpo sobre el colchón. Miro por la ventana y dibujo tu silueta acostada junto a la mía. Solo es un recuerdo, un recuerdo imborrable; ese recuerdo que me persigue enloquecido, pero que desgraciadamente se va marchitando. Ha pasado mucho tiempo que mi cuerpo ya no es el de antes, mi cara ajada ha recorrido mundo, se ha convertido en migajas del pasado, pequeños surcos de sabiduría que descifran los anhelos. Aquí estoy yo, esperando mi futuro, solapando el presente para que no ocupe espacio. Recuerdo nuestro diálogo de sonrisas nocturnas, esa boca tuya que me vuelve loco. Ese sabor dulce que dispara mi melancolía. Creo que ya estoy preparado para recibir tu visita. Soy viejo y ya he visto lo que me propuse ver, solo deseo que mi alma descanse junto a la tuya. Por eso vida mía, espero impaciente mi último aliento, que sé, que posaré en tus bonitos labios…, otra vez llenos de vida.

©Julia OJidos Núñez
©Blog: https://juliaojidos.wordpress.com/
Depósito Legal: Safe Creative

Anuncios