corazon-alado

El colapso de mentiras, ralentiza mi corazón alado.
Hurga sin piedad las dos partes de este armario.
Que bombea lentamente la muerte desde el otro lado.

¡Ay, corazón alado!
He visto crecer tus plumas.
Me he emocionado con tus vuelos.
Pero mírate ahora…,
deshojado, sin espíritu. Desolado.
Tus plumas cuelgan ajadas, sin color ni textura.
Alicaídas como tu entusiasmo,
como el tiempo en la tormenta,
como tu ánimo congelado.

¡Ay, corazón alado!
Si pudiera abrirte en canal,
para ver tu maquinaria.
Me sentiría aún más joven,
más viejo, más cercano.

¡Ay, corazón alado!
Si me dejaras pasar…,
el infierno se amansaría.
Tu rumor se convertiría
en gritos de alegría.

¡Ay, corazón alado!
Postrado fuera de ti
contemplado la ingravidez
de tus plumas.
Evocando y perfilando
lo que ha sido de ti.
Manifestando lo que significas,
para mí, para ti.
He decidido volver a abrir tus alas,
para admirar todo el esplendor
que custodia este armario.

¡Ay, corazón alado!
Quiero que me brindes tu
primer vuelo…,
quiero mullir tus plumas,
quiero recibir de nuevo,
ese cosquilleo que aletea
dentro de nuestro armario.

¡Ay, corazón alado…!

©Julia OJidos Núñez
©Blog: https://juliaojidos.wordpress.com/
Depósito Legal: Safe Creative

Anuncios