malos

 

¡Qué dolor más profundo!,

un dolor que se enquista en el pecho;

que agarrota la congoja en mi garganta

y humedece el lagrimal.

He soñado que me dejabas;

que dejabas ese lado de la cama

a merced del silencio.

Las tibias sábanas me hablan de ti,

me susurra entre ecos de voz,

tu nombre.

La extraña sensación vuelve a mí y

palpo tu rechazo.

Es entonces cuando el estertor

jadea en mis pulmones,

haciendo que mi corazón

sea un circo con fieras.

Uñas afiladas, dientes y pezuñas,

clavan en la aorta su veneno.

Estrangulan la necesidad de auxilio,

dejando tan solo jirones de piel y alma.

Son oníricas imágenes en un corazón solitario,

un desgarrador momento, que se vive entre sueños.

Se agita nerviosamente dentro de ti,

para provocar nostalgia.

Solo son pequeñas hebras del pasado,

que alguna vez fueron trajes y no retazos.

Imágenes que se distorsionan en la cabeza

formando malos sueños.

©Julia OJidos Núñez
©Blog: https://juliaojidos.wordpress.com/
Depósito Legal: Safe Creative

FELIZ SÁBADO 😉

Anuncios