corazon

Tienes la capacidad de inventar tus propias mentiras, de crear un estado de ánimo. De sepultar la pureza que trajiste al nacer. Esquivas a la buena gente y arremetes con coraje contra ella; no sabes dónde está tu límite, tampoco lo buscas. Moldeas a gente pusilánime para que te ofrezca el poder que necesitas para vivir. Eres líder en tu pequeño mundo que proteges de mentiras y cosas materiales, pero en tu silencio, lloras de rabia y frustración. Te estremece no tener tentáculos para alcanzar lo que deseas y que nunca podrás tener. Eres anoréxica de palabras, de sentimientos; un esqueleto exangüe que vaporiza la realidad. Tu castillo de naipes se bambolea a cada momento. Te crees Blancanieves, pero eres la figura que se refleja al otro lado del espejo. Te gustaría ver lo invisible, pero solo alcanzas ver tu orgullo. Parcheas tu mundo inventado y construyes con ahínco tu poder. Tu fracaso es el apellido que robaste en el tiempo. Manipulas degradando y humillando incluso a las personas que quieres, solo así te sientes poderosa, viva. Cuando te sientes defraudada recurres al chantaje emocional, son pocos los que te siguen, pero desgraciadamente tus víctimas viven en estado amnésico. Nunca te llegas a caer, siempre encuentras un alma desconsolada que atrapas entre tus garras y estrujas hasta sacarle el jugo. Solo te lamentas si tus planes salen mal, te alegras por las derrotas de otros, te muestras indiferente a sentimientos pasados. Eres calculadora y fría, persigues la libertad de tus acciones, la codicia de tener más, cueste lo que cueste. Eres un alma desgraciada que solo cosecha victorias escondidas, sepultadas…, victorias que creas en ese mundo mágico lleno de odio y rabia. Donde no se contempla la verdadera esencia de la vida, la humildad, el amor y la amistad.

 

©Julia OJidos Núñez
©Blog: https://juliaojidos.wordpress.com/
Depósito Legal: Safe Creative

Anuncios